FANDOM


Kirei Kotomine (言 峰 绮 礼, Kotomine Kirei?) es el antagonista principal de Fate/Zero y Fate/stay night. Él actúa como el master de Assassin durante la Cuarta Guerra del Santo Grial, pero tras su derrota forma un contrato con Gilgamesh. Su contrato continúa en la Quinta Guerra del Santo Grial, durante la cual se encarga de herir fatalmente a Bazett Fraga McRemitz para tomar el control de su servant, Lancer. Mientras que él es un master ordinario durante la Cuarta Guerra, Kirei actúa como un mediador supuestamente imparcial durante la Quinta Guerra.

PerfilEditar

PasadoEditar

Kirei nació el 28 de diciembre de 1967 como el hijo de Risei Kotomine, quien recibió a Kirei en una peregrinación. Kirei es una palabra de oración, por lo que Risei lo nombró así para que fuera puro y hermoso. Este creció de acuerdo con las expectativas de Risei, demostrando moralidad y buen sentido desde una edad temprana, llegando a ser lo suficientemente perspicaz como para ser precoz a los demás. Él ha estado activamente involucrado con la Iglesia desde su juventud, acompañando a su padre a tierras santas. Trabajó diligentemente como Ejecutor en entrenamiento desde una edad temprana, convirtiéndose en uno a los diez años.

Si bien Kirei entendía que estaba cumpliendo las expectativas de su padre, este no lo amaba. Dicha indiferencia no era debido a tener que cumplir sus expectativas, llegando a crecer completamente sano y sin ninguna dificultad. El problema era intrínseco, pues Kirei no entendía la noción de "belleza" de su padre; y finalmente se dio cuenta de la inconsistencia una mañana, en la cual se preguntó por qué le había tomado tanto tiempo. Kirei simplemente despertó, levantó la cabeza, y supo en ese momento que, aunque su padre deseara que fuera hermoso, él siempre se había cuestionado por qué su percepción de lo que era hermoso difería de la de su padre.

Comprendiendo que no estaba de acuerdo con el mundo, Kirei trabajó duro para corregir este error tratando de ser puro y hermoso. A lo largo de su adolescencia, Kirei hizo todo lo que pudo para superar su defecto tras haber aceptado su existencia. Él sufrió de agonía, aunque nunca supo si realmente lo era, tratando de perseguir algo que le faltaba desde el principio. Creyendo que él, como pecador por naturaleza, debería castigarse a sí mismo siguiendo la moral en la que creía para mantener el equilibrio en el mundo; este probó métodos como afeitarse la piel, arrancarse carne y dislocarse huesos.

En lugar de rendirse ante su condición complaciéndose en retorcido placer, Kirei intentó ver dentro de su propio cuerpo lo que no podía encontrar en su mente, intentando usar el dolor mental, el cual es más significativo que el dolor físico para los misioneros; y absteniéndose de comer durante sus actos piadosos. Después de diez años de tales cosas, todos sus purgatorios y sufrimientos fueron inútiles para cambiarlo. Incapaz de alcanzar una epifanía, Kirei llegó a la conclusión de que no era capaz de sentir la felicidad normal.

Kirei recurrió a la religión con fervor para convertirse en una persona normal, creyendo que Dios eventualmente le traería la salvación. El camino que se convirtió en su credo fue convertirse en sacerdote y predicar como su padre. Se dice que Dios perdona todo, por lo que también debería poder salvar a alguien "que no había nacido con eso". El resultado para él fue trágico, ya que permaneció bajo las reglas de Dios, siguió la ley y vivió modestamente sin resultado alguno. Kirei no podía encontrar mayor placer que el dolor de los demás, y, aunque las enseñanzas de la iglesia prohibían la inmoralidad, la inmoralidad era todo lo que tenía en ese momento.

No había angustia alguna en esta realización porque siempre había buscado algo que nunca había existido. Ya que no había nada perdido, no había nada qué lamentar. Mientras maduraba, a Kirei solo le preocupaba el "¿Por qué?" detrás de sí mismo. Este se preguntaba sobre la naturaleza de su propia existencia, sobre que si el mundo odiaba el mal, entonces cuál era el propósito de algo que nunca había querido que se le diera vida. Aquellos con una deficiencia no deberían nacer, sin embargo, existían seres con el destino de ser odiados y morir. Kirei deseaba conocer el crimen detrás de su existencia, la pura y simple pregunta de "¿por qué?", con un gran sentimiento de ira hacia algo desconocido que se encontraba detrás de su recompensa de años de angustia y devoción ciega y que no era la salvación.

Kirei asistió al Colegio Teológico de Manresa, San Ignacio, donde se saltó dos grados y actuó como presidente del consejo estudiantil. Se graduó en 1981, y, aunque podría haberse convertido en un ministro cardinal con sus antecedentes, este se centró en el interior de la Iglesia. Kirei ingresó al seminario a la edad de veintidós años, recibiendo ese mismo año un segundo bautismo para graduarse de aprendiz a un Ejecutor íntegro que podía operar de manera independiente. Durante su tiempo allí, se trasladó tres veces a diferentes departamentos, terminando finalmente en la Asamblea del Octavo Sacramento junto a su padre.

Debido a su naturaleza retorcida, Kirei deseaba tener una familia en un intento por obtener un sentido normal de sí mismo. Después de todos sus anteriores intentos, su última oportunidad era una mujer, bajo la creencia de que cada ser humano desea amar a alguien del sexo opuesto, tener una familia y morir pacíficamente. Él no era la excepción, pero lo deseaba sin sentir verdadera fascinación por ello. Este conoció y contrajo matrimonio con Claudia Hortensia mientras aún se encontraba realizando su deber de juzgar a los herejes; no obstante poco tiempo después abandonó voluntariamente su puesto en el seminario y el camino para convertirse en sacerdote oficial.

La mujer que eligió no tenía futuro, pues padecía de una enfermedad terminal y le quedaban pocos años de vida. Kirei no sabía si la eligió por eso o si esa había sido su única opción. Este intentó amarla para obtener la felicidad, con ella realmente amándolo y llegando incluso a dar a luz a su hija, Caren Hortensia. Su tiempo juntos solo duró dos años, y no fue capaz de cambiarlo en lo absoluto. Kirei obtuvo felicidad del sufrimiento de su esposa y la desesperación de su hija; cuanto más trataba de amar, más lo salvaban sus sufrimientos. Esto no lo hizo sufrir, y Kirei sigue sin saber si alguna vez sufrió al respecto. Lo único que sabía es que cuanto más su esposa intentaba curarlo, más deseaba verla afligida.

Kirei sostiene que, incluso si ella era enfermiza, esta en realidad era una santa para él. Su fidelidad y cuán profundamente ella entendía su ira no podía ser cuestionada. El grado en que Claudia lo entendió e intentó curarlo estaba más allá de cualquier ser humano, pero ni ella era capaz de llenar el vacío en él. Lleno de desesperación por este hecho, este llegó a la conclusión de que su nacimiento y existencia eran un tipo de error, por lo que era mejor desaparecer. Kirei fue a decirle adiós antes de morir, ya que era un deber natural decirle a ella, a quien hizo su esposa como un experimento, sobre su final. Al entrar a su habitación, donde esta estaba muriendo y compuesta solo de piel y huesos, Kirei le transmitió el simple hecho de que "no podía amarla".

En su último intento de demostrarle que podía amar y que merecía vivir, Claudia se quitó la vida tras responder: "No, tú me quieres". Creyendo que su muerte le traería tristeza, esta estaba feliz de verlo llorar, sonriéndole antes de finalmente morir. No obstante, esa era solo la forma en que ella lo veía, pues en lugar de llorar por su muerte, Kirei estaba triste de haber perdido la oportunidad de matarla y disfrutar de su muerte. Él salió silenciosamente de la habitación y dejó de buscar la salvación por completo. Su hija fue puesta bajo la custodia de los parientes de su madre, y este, en lugar de suicidarse, trabajó para la Asamblea del Octavo Sacramento concentrándose en el entrenamiento como Ejecutor.

Por la noche, tres días después y tres años antes de la Cuarta Guerra del Santo Grial, Kirei descubrió el patrón superficial de sus hechizos de comando. Al consultar a su padre, Risei lo llevó inmediatamente a Turín para encontrarse con Tokiomi Tohsaka la mañana siguiente. Incluso si no podía entender por qué había sido seleccionado, pues carecía del sentido de "propósito", ideales o aspiraciones, Kirei recibió instrucciones de su padre de ser transferido temporalmente de la Santa Iglesia a la Asociación de Hechicería para ser entrenado bajo la tutela de Tokiomi. Kirei conoció a la Tohsaka durante ese tiempo, disgustándole a la hija de Tokiomi, Rin Tohsaka.

AparienciaEditar

Kirei usa vestimentas simples y una cruz dorada alrededor de su cuello durante la Cuarta Guerra del Santo Grial, usando una sotana a partir de la Quinta Guerra del Santo Grial. Como participante de la Cuarta Guerra del Santo Grial a la edad de 28 se le nota bastante alto, con 185cm a mediados de sus veinte años, y experimentando un crecimiento anormal de 8 centímetros a 193cm después de la Cuarta Guerra del Santo Grial por una razón desconocida.

PersonalidadEditar

Desconocido por todos los que lo rodean, Kirei nació defectuoso, poseyendo una mente retorcida desde su nacimiento. Él es una persona malvada, pero no un villano. Desviado, pero no inhumano. Este no está sano, pero tampoco loco. A pesar de sus logros personales, Kirei nunca sintió satisfacción. A pesar de sus mejores esfuerzos, este no pudo disfrutar de las cosas en las que los demás encontraban felicidad, y en cambio sintiéndose atraído por emociones negativas como el dolor ajeno. Kirei puede actuar como una persona normal, incluso trayendo orgullo a su padre, pero intrínsecamente él no puede entender a los demás o a las cosas que ellos perciben como "hermosas".

Él es muy similar a Shirou en que es un ser humano vacío sin un sentido claro de sí mismo, pudiendo decirse que Kirei es el extremo opuesto de Shirou. Si Archer es un ligero relieve de los defectos de Shirou, podría decirse que Kotomine es el muro que expone esos defectos a la oscuridad. Kirei también persiguió fervientemente a Kiritsugu al creer erróneamente que poseía el mismo vacío que él.

Cuarta Guerra del Santo GrialEditar

Tras conocer por primera vez su defecto cuando era un niño, Kirei intentó corregirlo a través de varios métodos porque creía que no estaba de acuerdo con el mundo. Este no tenía nada que pudiera llamarse "sentido de propósito" como su padre o su maestro, por lo que no podía considerar una idea noble, encontrar consuelo en cualquier búsqueda, o encontrar consuelo en el placer. Aunque todavía creía en Dios, carecía de la madurez para percibirlo, y solo sentía que había una existencia suprema, aún aferrándose a la pequeña esperanza de que la palabra de Dios lo llevaría a la verdad suprema y lo salvaría.

Él ya sabía dentro de sí mismo que la salvación ya no vendría del amor de Dios para alguien como él, alejado del sentido de los valores que posee el mundo ordinario. Incapaz de descubrir una pasión para arrojarse, fue llevado al masoquismo en su desesperación, forjando su cuerpo bajo torturas y convirtiéndose en el orgullo de Risei por su devoción y piedad percibidas. Kirei estaba avergonzado por el malentendido de Risei, el cual ni siquiera una pena de vergüenza por toda la vida podría corregir.

Después de más de veinte años y varios métodos, incluido el intento de tener una familia, este se dio cuenta de que su naturaleza era inmutable. Ni siquiera su esposa podría entender de cuánto carecía, y aunque había planeado suicidarse antes de la muerte de su esposa, Kirei decidió dedicar su tiempo a seguir las órdenes de la Iglesia sin hacer caso a sus inclinaciones. Siempre tranquilo y serio, había llegado a creer que la alegría en sí misma era un pecado y, creyendo que encontrar el gozo dentro y fuera del dolor ajeno era monstruoso e inhumano, condenó las mimas atrocidades que más tarde realizaría.

Kirei estaba confundido respecto a por qué fue elegido como Master por el Santo Grial, pues carecía de sentido de propósito, ideales o aspiración alguna. Debería haber muchas otras personas capaces de apoyar a Tokiomi, por lo que creía que esa explicación era falsa. El Santo Grial lo había elegido a él, lo cual era una inconsistencia preocupante en el sentido de que alguien como él no tenía ninguna razón para necesitar una "máquina de los deseos omnipotente".

Tras encontrarse a sí mismo en Gilgamesh, él acepta por completo la alegría que obtiene de la miseria de los demás.

Quinta Guerra del Santo GrialEditar

Kirei ha encontrado que la parte más agradable del año es su misa celebrada la noche del 31 de diciembre. El evento le permite arruinar el año pasado y el siguiente al mismo tiempo en un lapso de medio día. Es extraño que las personas reunidas, aunque reducidas a un estado de "lamento incluso haber nacido" gracias a él, estén todas agradecidas con el Padre Kotomine. Si bien sus palabras harán que las personas se depriman, este dará consejos beneficiosos.

Al conocer la verdadera naturaleza del Santo Grial, siendo él el primero que podría tener acceso a un deseo, se preocupa poco por este hecho. Kirei está más interesado en los resultados de los deseos hechos sobre un artefacto contaminado, especialmente los de los individuos que poseen almas puras o buenas intenciones.

Él tiene sentimientos encontrados sobre la muerte de su esposa. Si bien ya no puede recordar su voz o su rostro, este a veces piensa "yo quería matarla", pero no sabe si ese pensamiento le da placer o dolor por querer matar a la persona que amaba con sus propias manos. Lo mantiene como algo que debería permanecer oculto, ya que su muerte no había tenido sentido. La devoción de su esposa no había podido cambiarlo, pero él no quiere considerar que su muerte haya sido en vano. Kirei dejó de buscar respuestas después de ese punto; y este incluso llega a advertirle a Shirou que no mate a una persona que haya salvado si esa persona es mujer porque "tenerla muriendo frente a ti te golpea bastante duro".

Si bien Kirei carece de deseos mundanos normales, él todavía es un ser vivo y, por lo tanto, es atormentado por necesidades fisiológicos, siendo la principal el alimento. Este reconoce comer como un deseo, pero solo como una necesidad para la supervivencia. El acto de comer es simplemente el procedimiento de colocar alimentos en el estómago para evitar que se vacíe. Durante sus diversas misiones internacionales, este ha probado varios platillos de Oriente y Occidente, y aunque alguna vez anticipó que alguno de ellos podría llenar verdaderamente el vacío de su corazón, descubrió que era un esfuerzo fútil. Si bien se les puede llamar deliciosos y abundantes, estos nunca le dieron ningún sentido de satisfacción a su corazón. Actuando mecánico, Kirei solo podía poner los platos servidos en su boca para llenar su estómago y abandonar su asiento sin ninguna emoción.

Kireimapo

Kirei comiendo mapo tofu.

Este no tenía expectativas sobre el sabor de la comida hasta que probó involuntariamente el mapo tofu de Hongyu Feast Hall de Fuyuki: Taishan. Ese mapo tofu específico es el único capaz de tocar su corazón y el único manjar que reconoce. Si bien parece un simple platillo desordenado con chiles amontonados en la parte superior, Kirei está enamorado de lo picante del platillo y el estimulante chasquido en la lengua que le da un sabor indescriptible. Él cree que lo picante debe ser la mejor experiencia del sentido del gusto. Coloca varios pedidos de antemano y come con el suficiente fervor como para comenzar a sudar, a un ritmo tan rápido que ni siquiera se detiene para beber.

RolEditar

Fate/ZeroEditar

Kirei invoca a Assassin mientras que Tokiomi Tohsaka, su mentor, invoca al servant de la clase archer. Gilgamesh 'mata' a uno de los Assassins a la vista de los otros masters, lo cual es una estratagema para engañar a los otros masters y hacerles creer que Assassin ha sido eliminado de la Guerra del Santo Grial. Inicialmente los Assassins actúan como agentes de reconocimiento para Tokiomi y Kirei.

Desde el principio Kiritsugu reconoce a Kotomine como el más peligroso de los otros masters, y Kotomine sabe lo suficiente de Kiritsugu Emiya como para estar interesado en él. Durante los primeros días de la guerra, Kirei sigue las instrucciones de Tokiomi y permanece en la iglesia como un "master derrotado", pero su creciente interés en Kiritsugu lo lleva a buscarlo, teniendo algunos enfrentamientos con la asistente de Kiritsugu, Maiya Hisau, y la esposa de este, Irisviel von Einzbern. Kirei gana contra ellas mientras Kiritsugu está luchando contra Kayneth El-Melloi Archibald, pero viendo que Kiritsugu era un ser que otros podían comprender y no un hombre vacío con las respuestas que estaba buscando, la decepción crece en Kirei, y se retira.

Intrigado por la participación de Kirei en la guerra, Gilgamesh le sugiere determinar los antecedentes y las motivaciones de los otros masters y servants acerca de por qué desean obtener el Santo Grial para así superar su vacío. Es entonces cuando Kirei decide que debe observar también el destino de Kariya Matou.

Después de la derrota de Caster en el río Mion, Kirei lleva a Kariya a la cámara subterránea de gusanos de los Matou y se va, solo para encontrar el cadáver de su padre en la Iglesia. Kirei encuentra un mensaje de su parte antes de morir; el cual es una contraseña secreta que le daría todos los hechizos de comando extra restantes. Kirei derrama lágrimas después de ver que su padre se preocupó por él hasta el final, pero siente exactamente el afecto opuesto que un ser humano normal debería tener: quería verlo morir, al igual que cuando murió su esposa.

Kotomine apuñala a Tokiomi por la espalda

Kirei traiciona a Tokiomi y lo apuñala por la espalda.

Kirei regresa a su habitación y tiene una conversación con Gilgamesh, pero esta vez, Kirei es el demonio que lo tienta. Kirei explica cómo es que Tokiomi usaría su último hechizo de comando para asesinar a su propio servant y así abrir la puerta. Al escuchar esto, Gilgamesh acepta el plan de Kirei de asesinar a Tokiomi y tomar su posición como el master de Archer. Tokiomi invita a Kirei a su casa por última vez antes de que Kirei vuelva a la sede de la Iglesia. Tokiomi piensa sinceramente que él es un aprendiz leal y le da una Espada Azoth como regalo de despedida. Sin embargo, Kirei lo traiciona y lo atraviesa con el arma cuando este sale de la habitación.

Kirei había hecho un trato con Kariya, el cual consistía en que si él lo ayudaba, Kirei arreglaría una reunión entre este y Tokiomi. Además, a cambio de secuestrar a Irisviel utilizando a Berserker disfrazado de Rider, Kirei le promete la victoria y el Santo Grial. Zouken Matou aparece frente a Kirei y dice que debe estar tramando algo interesante. Sintiendo a Zouken como una amenaza peligrosa, este intenta matarlo en el acto, pero Zouken no puede ser asesinado simplemente por ser atravesado por las llaves negras del sacerdote. Mientras se va, Zouken se ríe diciendo que siente en Kirei el mismo tipo de personalidad rota que él mismo tiene. Kirei determina que es uno de los enemigos que necesitará matar algún día. Como Zouken notó, la "reunión" de Kariya y Tokiomi fue un evento arreglado solo para la diversión de Kirei, y como en el momento en el que Kariya encuentra a Tokiomi ya muerto Aoi entra en la habitación, esta lo malinterpreta y culpa a Kariya de la muerte de su esposo. Kariya la estrangula con desesperada ira mientras Kirei y Gilgamesh disfrutan de la escena.

Kirei transfiere su escondite a las alcantarillas subterráneas donde solía estar Caster, colocando a Irisviel como el recipiente del Grial, y ordena a Gilgamesh que salga e intercepte a los enemigos que se acercan y al Berserker de Kariya que luche contra Saber.

Kiritsugu y Kirei finalmente tienen su fatídica batalla en la sala central. No tienen nada que decirse el uno al otro. Kirei realiza golpes fatales de Ba Ji Quan en Kiritsugu, pero Avalon cura rápidamente el cuerpo del Asesino de Hechiceros, el cual hace una reaparición usando su Control Innato del Tiempo. Kirei lanza todas sus llaves negras restantes en un giro de tal modo que estas están justo sobre Kiritsugu en el instante en que Kirei lo atrapa: Kiritsugu puede intentar esquivar hacia los lados o hacia atrás y recibir un puñetazo, o saltar y ser acuchillado por las llaves. Este, sin embargo, simplemente se queda allí, recarga y dispara a Kirei justo cuando el puño de este conecta y aplasta su cráneo. Con la batalla en punto muerto, el barro negro que brota del Santo Grial en la habitación de arriba los envuelve a ambos.

Después del sueño de Kiritsugu inducido por el Grial, que Kirei también había presenciado, este se despierta con Kiritsugu apuntando su arma hacia él desde atrás. Kirei se sorprende de que Kiritsugu no aceptara el ofrecimiento del Santo Grial, a lo cual Kiritsugu responde que había sacrificado demasiadas cosas para lo que le había ofrecido. Kirei dice que Kiritsugu quería la oferta a pesar de eso, pero el hombre le dispara en el corazón diciendo que no puede entenderlo.

  • Primera muerte de Kirei.
  • Kirei ríe de felicidad por primera vez en su vida.
En sus últimos momentos, el Santo Grial se le aparece a Kirei; quien lleno de odio y envidia por Kiritsugu, extiende la mano y toca el artefacto maldito. Kirei ora por el fin de la humanidad; y su deseo es otorgado en forma de fuego. En medio de las llamas rugientes, la saber de Kiritsugu destruye el Santo Grial, permitiendo que su barro contaminado empape el cuerpo sin vida de Kirei y lo resucite con un corazón negro artificial. Kirei se despierta y encuentra a Gilgamesh cerca de él, el cual parece haber ganado un cuerpo de carne de algo que fluyó en su interior a través de la conexión master - servant. Después de mirar la ciudad en llamas, Kirei estalla en carcajadas por primera vez, dándose finalmente cuenta y aceptando lo que le trae felicidad en este mundo.

Medio año después, ideando un plan para entretenerse, Kirei le da a Rin la Espada de Azoth que mató a su padre como un regalo, diciendo que lo recibió de su padre al completar el entrenamiento. Los derechos sobre las tierras Tohsaka son heredados a Aoi después de la muerte de Tokiomi, y posteriormente heredados a Rin tras la muerte de Aoi. Kirei los maneja como el guardián de Rin, y debido a su manejo temerario y grosero, la mayoría de las propiedades rentables terminan en manos de otros. Es posible que él creyera que la riqueza era mala para la crianza de Rin debido a seguir el principio de humildad y pobreza.

Para proporcionar energía a Gilgamesh, Kirei toma a los niños que quedaron huérfanos por la conflagración bajo la apariencia de un orfanato para convertirlos en una fuente de energía. A pesar de que realmente no lo requiere, Gilgamesh recibe la energía y toma su forma infantil para poder vivir adecuadamente en la ciudad. Mientras continúa actuando como guardián de Rin, él continúa su trabajo en la Iglesia, y finalmente es asignado como el supervisor de la Quinta Guerra del Santo Grial diez años después.

Fate/stay nightEditar

FateEditar

Unlimited Blade WorksEditar

Heaven's FeelEditar

Fate/hollow ataraxiaEditar

Kotomine no está presente en Fate/hollow ataraxia, su papel como el supervisor de la Guerra del Santo Grial fue dado a Caren Hortensia (quien más tarde se revela que es su hija). Sin embargo, es mencionado durante varias escenas (sobre todo durante flashbacks por Bazett, ya que él fue quien la traicionó). Más tarde se revela que su falta de presencia se debe al hecho de que en todos los posibles resultados de la Quinta Guerra del Santo Grial, su supervivencia nunca fue posible. Si bien le dieron una nueva vida en la Cuarta Guerra del Santo Grial, se le garantizó una muerte segura en la Quinta Guerra.

Fate/unlimited codesEditar

  • Opening de Kirei.
  • Ending de Kirei.
  • Opening de Gilgamesh.
A Kirei le es dado el título de Ejecutor (代行者, Daikousha?) en Fate/unlimited codes.







Fate/tigger colosseumEditar

En su ruta, Kirei ha perdido los recuerdos de su propia identidad. Gracias a esto, es engañado por los otros (principalmente Rin y Caster) para obtener una nueva apariencia, incluyendo un par de gafas y un nuevo peinado junto con un traje de negocios (de Souichirou Kuzuki), lo que le vale el apodo de "Empresario" como resultado.

  • Final de Kirei.
Después de ser atacado por Bazette y recuperar sus recuerdos gracias a una hamburguesa picante (de Saber Alter y Taiga repitiendo "Oh my boy") que le recuerda al Mapo Tofu, se revela que Caren Horsentia fue el cerebro del incidente que conspiró para hacerse cargo de la iglesia junto con sus dos servants, Lancer y Gilgamesh. Tras derrotar a Caren, Kirei desea que el Santo Grial Tigre elimine los recuerdos de su momento embarazoso y reviva a su enemigo mortal, Kiritsugu. Sin embargo, este incidente es referido en la ruta de Irisviel por Illya, lo cual implica ser la continuación de su ruta, en donde también sirve como el enemigo final de Irisviel al que ella debe vencer para alcanzar su anhelada felicidad con Kiritsugu y sus hijos, Illya y Shirou.

En la ruta de Saber Lion, Kirei aparece de comentarista junto a Caren, quien termina junto a él cenando con Saber Lion en la residencia Emiya donde Shirou le sirve su porción a regañadientes.

Fate/kaleid liner PRISMA☆ILLYA 3rei!!Editar

Fate/Grand OrderEditar

Fate/Accel Zero OrderEditar

Kirei es mencionado indirectamente en esta singularidad. Al igual que su homólogo en Fate/Zero, Kirei sigue las órdenes de Tokiomi. Sin embargo, parece que nunca se interesa por Kiritsugu, ya que no participa en esta Guerra del Santo Grial. Después de que Tokiomi pierde a Gilgamesh, el hechicero hace que Kirei transfiera sus derechos como master a él. Por lo tanto, la conversación de Kirei con Gilgamesh nunca ocurre y él no se convierte en su ser retorcido.

Prólogo del arco 2Editar

Otras aparicionesEditar

La vida de Kirei en el mundo de Fate/Apocrypha es mencionada brevemente. Diferente del mundo de Fate/stay night, Kirei tiene un hermano adoptivo, Shirou Kotomine, y nunca tiene la oportunidad de participar en la Cuarta Guerra del Santo Grial debido a que el Gran Grial fue robado de Fuyuki durante la Tercera Guerra. Kirei Kotomine vive como un sacerdote extremadamente respetable en Fuyuki incluso en esos tiempos. La Cuarta Guerra del Santo Grial no ocurrió, por lo que el enfoque hacia su propia naturaleza no ha cambiado. Podría ser una historia diferente si participara en una de las subespecies de Guerras del Santo Grial, pero nunca tendrá esa oportunidad mientras esté en Fuyuki. Kirei todavía está angustiado por el significado y el karma de su existencia. Este escuchó sobre quién es su hermano mayor Shirou de Risei, su padre, pero rara vez interactuaron entre sí. Esto no es debido a Kirei, sino a que Shirou lo evita conscientemente debido a que fue capaz de percibir la "distorsión" dentro de su hermanastro Kirei. Si bien por supuesto que le gustaría liberar a Kirei de su angustia, no importa cómo lo piense, eso no terminaría bien. Además, si la posibilidad de uno en un millón de encontrarse se produce cuando un evento haga a Kirei afirmar su propia distorsión, Shirou se muestra muy preocupado de que la primera persona a la que apuntaría fuera él. Por lo tanto, Shirou mantiene su distancia de Kirei tanto como le es posible desde el principio hasta el final de su relación. Risei muere en algún momento, y Kirei emprende un viaje espiritual en busca de "algo que aún no conoce".

Kirei se menciona indirectamente en Fate/strange fake cuando Gilgamesh declara a su actual master Tiné Chelc que: "Aquellos que ofrecen sus almas por algo de su propia y firme voluntad, sin embargo; los elogio. Aunque sean del tipo que ustedes mestizos llaman locos". Tiné señala que parece estar "recordando a alguien en particular". Esto, por supuesto, se refiere a Kirei a quien Gilgamesh ayudó a "encontrar su alma" durante la Cuarta Guerra del Santo Grial en el mismo universo.

El Kirei Kotomine de Fate/Extra es una inteligencia artificial basada en Kirei.

HabilidadesEditar

Los talentos de Kirei lo califican como un ejecutor al servicio de la Santa Iglesia y un hechicero que se especializa en la curación. Su título de "Ejecutor" significa intrínsecamente que es un asesino de élite que ha completado con éxito el entrenamiento brutal y piadoso para convertirse en el arma de la humanidad. Sin embargo, sus habilidades como ejecutor de primera clase todavía no pueden igualar al Séptimo de la Agencia de Entierros en condiciones normales. Aunque todavía es capaz de mostrar hazañas sobrehumanas de fuerza y agilidad durante la Quinta Guerra del Santo Grial, no se ha fortalecido con el tiempo y es sustancialmente más débil que Bazett Fraga McRemitz en términos de fuerza pura sin la ayuda de armas o hechicería. Sin embargo, si uno comparara a Bazett con el Kirei en su apogeo diez años antes (el "momento más brillante de su vida"), sería el luchador físicamente superior en términos generales.

Su capacidad de combate en durante su apogeo es extremadamente fuerte cuando cuenta con su gran y anormal cantidad de hechizos de comando, utilizando uno o dos a la vez y poniendo su habilidad física a la par con la de un Apóstol Muerto, así como una gran tenacidad hacia Kiritsugu, por lo que en ese momento podría incluso haber vencido a Ciel. Ese estado también podría permitirle vencer a un servant bajo condiciones limitadas. Los únicos a los que fácilmente podría derrotar serían aquellos que carecen de poder físico como un assassin después de haber sido revelado o un lancer en combate cuerpo a cuerpo. Derrotar a aquellos que se especializan en el combate mano a mano requeriría una condición especial a su favor como un factor sorpresa o idoneidad contra el oponente.

CombateEditar

Kirei es un ejecutor hábil que se ha convertido en un experto en combate tras más de diez años de experiencia en el asesinato de hechiceros. Él tiene experiencia en la caza de muchos hechiceros extraños y ha peleado innumerables veces hasta la muerte, por lo que está acostumbrado a enfrentarse a enemigos más allá del sentido común. Aunque Rin es más fuerte, él contrarrestaría sus talentos en la batalla con su experiencia. Como él la conoce, este ganaría contra ella el ochenta por ciento de las veces debido a tener conocimiento de sus experiencias traumáticas pasadas. Kirei sobresale en sacar a la luz el trauma del enemigo, y como no es fácil para los humanos conquistar el trauma que ha quedado impreso en ellos, el hecho de que salgan a la luz estas experiencias la haría incapaz de aprovechar su verdadero potencial.

Él es extremadamente fuerte, lo que le permite reunir todas sus fuerzas para saltar diez metros hacia arriba y agarrar a una persona de un árbol por la cabeza antes de que esta pueda reaccionar, todo en un instante. Debido a su fuerza, sus músculos están entrenados hasta el punto en que van mucho más allá de lo que en teoría sobrepasaría a una persona normal. Él puede caer fácilmente veinte metros con una niña pequeña en brazos y aterrizar sin ningún problema, así como correr cincuenta kilómetros por hora en un bosque con terreno irregular mientras carga a la misma niña sin la necesidad de reforzarse con hechicería ni mostrar ningún rastro de cansancio en absoluto; en comparación con Shirou que apenas puede mantener el ritmo incluso cuando se ve reforzado enormemente por el brazo de Archer. Kirei es experto en la escalada libre, comparando una "sencilla" escalada de cuatro pisos de un edificio con caminar por la calle en comparación con algo así como una pared de hielo.

Él está acostumbrado a enfrentar armas de fuego y es lo suficientemente hábil para juzgar el tipo de balas por el sonido de los disparos. Incluso los veteranos de muchas batallas pueden perder la moral y la capacidad de juicio cuando son sorprendidos por una ametralladora, pero él es capaz de analizar la situación con calma porque estos eventos son meras excepciones para los ejecutores. Kirei puede hacer juicios rápidos sobre su estrategia de batalla dependiendo de si enfrenta un tipo de arma que puede manejar o algo más peligroso para él como un rifle de francotirador, y es capaz de sentir la intención de matar para identificar sus objetivos. Este es despiadado y decidido incluso cuando está acorralado y con las manos atadas, precipitándose simplemente hacia adelante para utilizar una patada y así decidir la batalla.

Kirei no es como los Apóstoles Muertos que son capaces de esquivar una bala después de que ha sido despedida, por lo que tiene que predecir los pensamientos del tirador, matar intenciones y acciones preparatorias y actuar de antemano. Con acciones evasivas extremadamente rápidas, este se mueve en el momento en que el enemigo dispara para esquivar efectivamente las balas. Kirei utiliza su traje a prueba de balas, hecho de gruesos filamentos de Kevlar y cubierto a la perfección con los hechizos de protección especiales de la Iglesia, para tratar con armas de fuego más pequeñas. Los proyectiles de calibre 9 mm no pueden perforarlo ni siquiera a corta distancia, pero armas poderosas como la Thompson Contender lo perforarían fácilmente. Él es libre de atacar a alguien que dispara abiertamente cubriéndose la cabeza con los brazos y no molestarse en esquivar. Las balas aún tienen un impacto extremadamente poderoso, pero su musculatura bien entrenada actúa como una especie de armadura que protege sus órganos y huesos y evita que se tambalee bajo una lluvia de balas. El Kevlar lo protege contra disparos, pero se ve obligado a protegerse contra los cuchillos porque los filamentos son vulnerables a ser cortados por una cuchilla afilada.

Kotomine lucha contra Assassin en la ruta Heaven's Feel, pero no es una verdadera batalla. Si bien diez llaves negras y uno de sus hechizos de comando restantes después de eliminar la mayoría de los gusanos cresta de Sakura serían más que suficientes para derrotar a un espíritu de bajo rango, Kirei no podría matar a un servant, incluso si lograba atacar con éxito a todos ellos. Él sí cree que tener un arma de la escala de las Escrituras podría potencialmente permitirle vencer a un espíritu heroico. Aunque las dagas de Assassin solo sirven para juzgar las habilidades de un oponente hasta que pueda utilizar a Zabaniya para asestar un golpe mortal, las veintitrés siguen siendo lanzadas con la intención de matar, por lo que Assassin ve la habilidad de Kotomine de poder bloquearlas y evitarlas durante un período tan largo como algo admirable.

Kotomine, después de haber visto a Assassin luchar contra Lancer, sabe de esta estrategia y la usa en su contra. Debido a la naturaleza única de su corazón, Zabaniya no puede matarlo, y Assassin queda atado a un árbol por las Llaves negras. Esto es el equivalente a un rasguño para él, pero las santas uñas le impiden salvar a Zouken. Si bien no puede luchar directamente contra los servants, este afirma que puede dañarlos sin ayuda de otros masters con su Rito de Bautismo, tras lo cual Assassin se retira.

BajiquanEditar

Kirei es un practicante de un tipo de Bajiquan que Gen Urobuchi llama Super Bajiquan (スーパー八極拳, ?). Es una técnica definitiva nacida de la fusión milagrosa del Bajiquan y la hechicería, convirtiéndose en un arte interno que trasciende el arte externo. Es un ataque imprudente que pertenece únicamente a Kirei, cuyo estilo de lucha autodestructivo contra Kiritsugu incluso le permite sacrificar un brazo. Kirei solo tenía llaves negras para su batalla en la etapa de diseño de Fate/Zero, mientras que Kiritsugu tenía armas de fuego, hechicería como Control del Tiempo Innato y Avalon, así que Urobuchi necesitaba algo para igualar sus arsenales. Solo había Bajiquan, por lo que estudió una serie de materiales de referencia para llegar al reino del "kungfu increíble, verdaderamente sorprendente". El resultado final fue una forma de Bajiquan algo aleatoria, por lo que no se puede comparar con el Bajiquan real.

SGO-EU

Seis Grandes Aberturas - Codo Empuje Hacia Arriba

Es un estilo de pelea que toma la ruta más corta sin ningún movimiento inicial para dañar el interior en lugar del exterior. Kirei es un experto capaz de derrotar a una persona normal con un solo golpe, pero afirma que es una mímica de taolu sin demasiado detrás. Incluso contra el cuerpo de espadas de Shirou, Kirei lo daña por dentro y no por afuera, permitiendo que los impactos atraviesen su cuerpo. Una combinación, "Seis Grandes Aberturas - Codo Empuje Hacia Arriba", implica agarrar el brazo del oponente desde abajo, llevándolo hacia arriba mientras también presiona su lado cerca de la cintura del oponente, y al mismo tiempo le da un golpe al corazón con el codo izquierdo y un golpe de su pie izquierdo a la pierna de apoyo, todo en un instante para combinar ofensa y defensa.

Él es capaz de separar un árbol sin usar sus brazos porque su fuerza como maestro de artes marciales no solo se produce a partir de la muñeca. Parecería que sus manos son su principal arma, pero el nivel de entrenamiento de Kirei hace que todo su cuerpo sea un arma. Estar atado no lo deja indefenso mientras pueda plantar ambos pies en el suelo. Todo a la fuerza de sus pies en el suelo, la vuelta de su espalda, y la torsión de sus hombros, son los atributos para liberar un estallido instantáneo de poder en sus puños. La fuerza de los brazos es insignificante en comparación con el poder de todo el cuerpo para alguien con experiencia en el fenómeno. Es posible presionar un puño al lado del objetivo y golpear solo con la fuerza proveniente del exterior del brazo. Con esta técnica de "fuerza explosiva", simplemente colocar el dorso de las manos contra el tronco del árbol le permite utilizar toda la potencia de su cuerpo para golpear, y usarla tres veces es suficiente para hacer colapsar el tronco de treinta centímetros.

EPBG

Ocho Grandes Aberturas - El Cañón Vertical Ascendente

Él confía en la "postura móvil", un peligroso secreto del Bajiquan, para avanzar hacia el enemigo escabulléndose con un paso de vista; y, sin anunciar su velocidad, acortar la distancia. Mover un pie y enganchar una de las piernas del enemigo desde el interior es un movimiento conocido como la "postura de bloqueo". Las "Ocho Grandes Aberturas - El Cañón Vertical Ascendente" es un pesado gancho superior que destrozaría el cráneo del oponente. El estilo "Ocho posturas de los guardias de Buda" permite que un golpe tenga el "poder de alcanzar el infinito en las ocho direcciones" después de alcanzar la distancia óptima del Bajiquan. Golpeando su pie contra el piso mientras avanza, suelta un fuerte golpe que envía a una persona volando hacia atrás y mata al oponente después de aplastar fácilmente su corazón y pulmones. Kiritsugu solo pudo ser capaz de sobrevivir a través de la regeneración de Avalon.

Kirei ha dominado el "oír un movimiento", un concepto que un artista marcial alcanza en un cierto estado en el que ya no necesita la vista para detectar el movimiento del enemigo. Puede predecir el siguiente movimiento del oponente simplemente en el breve momento en que su brazo bloquea el de su oponente, lo que significa que tener un punto ciego o tener un enemigo demasiado rápido para que el ojo humano lo vea no es un problema. Incluso con sangre afectando su ojo derecho, teniendo solo el uso de su brazo izquierdo, y haciendo que Kiritsugu se mueva tres veces la velocidad humana, Kirei puede bloquear todos los golpes de Kiritsugu sin problema. Los humanos solo verían las imágenes residuales similares a luces que deja la daga de Kiritsugu a su paso, pero su brazo izquierdo puede defenderse como si pudiera ver cada golpe. Sus habilidades lo convierten en alguien que no estará en desventaja incluso cuando se vea sometido a la presión de la velocidad.

Llaves negrasEditar

Llaves negras de Kirei

Kirei utilizando sus Llaves negras.

Kirei es extremadamente hábil con las Llaves negras, cuchillas delgadas que se asemejan a un estoque que son más largas que un metro con una empuñadura corta. Los ejecutores las usan específicamente como armas de proyectiles. Cuentan con un gran poder y una gran dificultad para dominar, por lo que Kirei es un experto fuerte y raro en utilizarlos en la batalla. La cuchilla es un semisólido formado por energía mágica, por lo que solo es necesario llevar la empuñadura pequeña. Él tiene un gran número de ellas al mismo tiempo debajo de su túnica, y nadie sabe su número exacto. Es más un sacramento que hechicería, la cual se utiliza para luchar contra los espíritus, por lo que puede afectar a un servant si uno de alguna manera los golpea. Carecen de equilibrio en el combate cuerpo a cuerpo, haciéndolos poco manejables para defenderse contra un arma más pequeña como una daga, por lo que en su lugar confía en su Bajiquan en tales circunstancias.

Cuatro Llaves negras en una sola mano es su límite. Puede completar un solo lanzamiento y cualquier movimiento preparatorio necesario en 0,3 segundos, y puede realizar cuatro lanzamientos por separado en 0,7 segundos. Con su habilidad, es capaz de arrojar simultáneamente uno al tiempo que evita un ataque con extrema precisión. También puede arrojar con precisión desde una posición boca abajo en el suelo. Él es capaz de mantener una precisión asombrosa al cien por ciento, incluso contra objetivos no confirmados. Si bien se lo arroja con las manos, posee suficiente poder para penetrar el concreto y el hierro reforzado. También se pueden usar para atrapar a un oponente para un ataque de Bajiquan lanzando cuatro en el aire para rodearlo como una jaula y sellar sus movimientos golpeándolo desde donde sea que pueda esquivar.

Angra MainyuEditar

Kirei Angra Mainyu

Kirei controlando el fango del Grial.

Kirei, después de que Kiritsugu le disparara el corazón, fue revivido por el fango negro del Grial, mismo que se apoderó de Gilgamesh. Si bien no había sido capaz de corromper completamente al servant, en su lugar siguió el camino del suministro de energía mágica que lo vinculaba a su master, llegando al cuerpo físico de Kirei. Sanó la herida, sin dejar cicatriz visible de la bala, y se convirtió en una fuente de suministro de fuerza de vida que llegó incluso a sustituir su corazón. Conectado al grial, Kirei confiaba en la energía mágica de Angra Mainyu para vivir. Simplemente el sentir de que Kirei toma su cabeza hace que Shirou sea capaz de percibir que este ha absorbido la corrupción oscura que lo alcanza desde el mundo exterior para atarlo como una cadena. Kirei está rodeado por una oscuridad desconocida que mantiene su "cuerpo parecido al de un cadáver".

Su naturaleza no lo hace más resistente a ser asesinado por otros. Shirou es capaz de matarlo con la Espada Azoth, y Lancer logra darle un golpe mortal a través del corazón. Él también puede cansarse incluso con su naturaleza única. Kirei es fuerte contra las maldiciones malvadas que castigan a los humanos, ya que no pueden maldecir a uno de su propia clase. Él es capaz de resistir completamente a Zabaniya: Delusional Heartbeat, el brazo de Shayṭān, que solo da una respuesta vacía al crear el falso corazón.

Debido a estar corrompido, Kirei puede interactuar con la contaminación sin consecuencias negativas, y se muestra capaz de controlarlo cuando se establece una conexión con el Grial. La naturaleza del barro es una maldición tan fuerte que es visible, por lo que puede llamarse energía mágica especializada en destruir personas. No se puede usar prácticamente de ninguna manera, ya que no se puede cambiar de forma ni nada por el estilo. Mancha a cualquiera que toca con una fuerte maldición y los derrite como si estuvieran siendo digeridos. El dolor y el miedo que se siente antes de la muerte se mantienen como energía mágica y se convierten en la próxima maldición para buscar a más personas vivas. El fango matará a cualquiera que toque a menos que puedan eliminarlo de su cuerpo antes de ser derretidos.

Kirei puede extender sin ningún movimiento varios tentáculos de barro parecidos a látigos capaces de estirarse sin límite que claramente dejan marcas de quema en el suelo. Tienen un alcance mayor a diez metros y reaccionan sensiblemente a los seres vivos. Es lo suficientemente lento como para que Shirou pueda reaccionar a los ataques con bastante facilidad, y como solo puede atacar hacia donde apunta, es fácil esquivarlo. Eso solo explica un solo tentáculo, por lo que uno puede ser fácilmente abrumado por sus números y los que atacan desde atrás mientras esquiva. Los abrumadores ataques hacen que Shirou se cubra lentamente de barro, lo que hace que esas áreas se vuelvan insensibles y comiencen a derretir su cuerpo. Las áreas que se vuelven completamente negras ya no pueden moverse ni sentir ninguna sensación, incluido el dolor. Si bien puede expulsar el barro de su cuerpo o empujar la energía mágica hacia la extremidad para mover la sangre coagulada, el efecto al mover la extremidad es la destrucción de sus músculos.

Maldición lanzada

Kirei lanzando la maldición en toda su extensión.

Kirei puede sumergir completamente a alguien en la maldición mojando su mano en el barro y desencadenando una oscuridad negra, un enjambre de maldiciones del tamaño de un granito, sobre el objetivo. Es una maldición que mancha al espacio mismo, rodeándolos en la oscuridad e imprimiendo un infierno sobre su cerebro que les muestra una oscuridad invisible, fealdad que no se puede reconocer, y todos los crímenes de las personas en el mundo que en conjunto los hacen querer huir de todo. Aquellos atrapados en la oscuridad se comerán a sí mismos hasta la muerte por el dolor y el odio, y serán tragados por ella como el espacio manchado. Evitar tal maldición y el concepto mismo de bloquearlo son casi imposibles. Escaparse debería ser imposible, por lo que Kirei se sorprende de que Shirou logre hacer eso solo con la fuerza de voluntad. Él es capaz, sin embargo; de atrapar inmediatamente a Shirou una vez más, y si no fuera por Avalon, habría sido completamente tragado. Antes de que la maldición pueda derretir la mente de Shirou, Avalon dispersa tanto la oscuridad alrededor como dentro de él.
Corazón de Kotomine

Kotomine después de que su corazón fuera destruido.

Después de que Sakura Matou sucumbe por completo a la corrupción de Angra Mainyu en la ruta Heaven's Feel, ella es capaz de controlar la energía mágica que se le da a Kirei. Su conexión le permite, como Angra Mainyu, aplastar sus órganos y extraer su interior sin importar lo lejos que corra. Sakura afirma que su vida está bajo su control, sin importar su ubicación, simplemente debido a la cantidad minúscula de energía que le está dando para vivir. Ella puede destruir su corazón instantáneamente sin ningún movimiento, y simplemente agarrar con ligereza sus dedos hace que su cuerpo sea aplastado y estrujado como un trapo. Kirei es dejado con vida por una interrupción causada por la derrota de Berserker por Shirou, pero sin su corazón, es una vida limitada con un límite de tiempo establecido.

Kirei finalmente aparece ante Shirou para evitar que destruya el Santo Grial. Ambos solo tienen minutos para vivir en este punto, ya que ambos cuerpos están muriendo rápidamente. Él ya no tiene latidos de su corazón, estando solo una mancha negra donde había estado previamente. Su muerte es inevitable incluso sin ninguna acción, y carece de energía mágica en su cuerpo. Solo le queda la capacidad de usar sus puños en una pelea a muerte sin técnica o estrategia. Cuando está a punto de ganar su cuerpo le falla solo debido a una diferencia en el tiempo. Se había convertido en un medio-muerto un poco antes que Shirou, por lo que esa diferencia le costó su victoria.

HechiceríaEditar

Kirei nació con circuitos mágicos a pesar de no tener un linaje de hechiceros. Linajes normales rara vez adquieren circuitos mágicos, y tales casos en los que una persona normal nace con ellos son mutaciones repentinas. Kirei no es de este tipo, sino que en cambio sus circuitos fueron un regalo del divino sacramento; una recompensa de su padre por años de culto piadoso, por lo que Kirei nació con "el derecho de recrear los milagros en el divino sacramento", el "derecho" de poseer circuitos mágicos. También, a diferencia de las familias típicas que transmiten sus circuitos genéticamente, Caren no los heredó de Kotomine. Si bien se piensa que ama la destrucción, Kirei es del tipo "creador" de hechicero al igual que Shirou. Sus circuitos mágicos todavía tiene que desarrollarse adecuadamente a partir del momento de la Cuarta Guerra, por lo que en su lugar hace uso de sus hechizos de comando. Desde el comienzo de su tutela en la hechicería bajo Tokiomi Tohsaka, Kirei no ha avanzado más allá del grado de principiante, y no puede llegar al nivel de "primera calidad " sin importar sus esfuerzos. Durante su formación con Tokiomi, Kirei estudió alquimia, la evocación espiritual, convocación, adivinación, nigromancia y la sanación espiritual. La única área donde mostró un talento natural fue la curación espiritual, en la que en última instancia se volvió más hábil que su maestro después de tres años. Durante batalla, su habilidad más adepta es la mejora física de ejercer una mayor fuerza. Mientras Rin es considerada su alumna, Kirei es muy inferior a ella. Si bien no es un genio, solo un "hombre normal", él es capaz de lograr resultados rápidos a través del esfuerzo total y completo, poniendo de diez a veinte veces el esfuerzo de otras personas. Este se queda corto, sin embargo, en el último paso; tirando todo el trabajo anterior como si fuera basura.

Contratos con servantsEditar

Mientras que Kirei tiene contratos simultáneos con Lancer y Gilgamesh, no es capaz de suministrar la energía suficiente para ambos, ni fue capaz de proporcionar energía para Gilgamesh durante el período de diez años transcurrido entre las Guerras. Él puede manejar un solo servant con sus propias habilidades, pero el respaldo de Lancer de su master es deficiente en comparación con otros, y al igual que otros masters insuficientes, su contrato con Gilgamesh reduce varios de los atributos del servant. Es imposible para la mayoría de los masters mantener a un servant fuera de la Guerra del Santo Grial porque el apoyo del poder del Grial reduce gran parte de la carga que el suministro de energía mágica para el servant causaría. Kirei tuvo que compensar su falta de energía con el conocimiento, y Gilgamesh llama a la innovación de Kirei excepcional en ese sentido.

Kirei reunió a los huérfanos que quedaron del gran incendio en la Iglesia con el pretexto de que usarla como un orfanato. Por medios desconocidos, logró borrar sus existencias y sellarlos en el sótano de la Iglesia. Los ató a ataúdes sin su conocimiento, y a través de un proceso desconocido, los ataúdes comenzaron a filtrarse tanto en su nutrición, energía mágica, y sus mismas almas con la fuerza suficiente para evitar que siguieran con vida, pero lo suficientemente lento como para evitar que murieran. Su energía le fue dada a Gilgamesh al mismo tiempo que sus cuerpos lentamente comenzaron a pudrirse a pesar del hecho de que todavía estaban vivos. Si bien Gilgamesh lo aceptaba, en realidad no lo requería, ya que su encarnación le habría permitido sostenerse a sí mismo.

Huérfano

Estado de los huérfanos.

Sus cuerpos se han reducido al estado de cadáveres vivientes que retienen poco de su forma humana. Ya no tienen sus extremidades, algunas de las cuales han sido cortadas, otras que tienen extremos descompuestos dejando solamente los huesos, y aquellas que han sido molidas en las grietas o salpicadas en la pared. Su piel se despega, y la carne que les queda se está pudriendo, dejando sus caras parecerse a especímenes preservados de un laboratorio. Ya no pueden hablar a través de sus gargantas decaídas, pero todavía gritan con voces inaudibles con todas sus fuerzas. Si bien ya no tienen su apariencia original, Shirou todavía puede identificarlos por el poco tiempo que pasaron juntos. A partir del tiempo de la Quinta Guerra del Santo Grial, Kirei planea cerrarlo debido al cumplimiento de sus planes. Debido al estado de sus cuerpos, ya no sería capaz de extraer la misma cantidad de alma que cuando estableció la práctica, y ya no hay necesidad de más comida después de ese punto.

Sanación espiritualEditar

Kirei es un médico espiritual (霊媒医師, Reibai ishi?) que sana a través de un medio espiritual, es decir; la curación a través del alma en lugar de la carne. Se trata de una "maldición" que puede eliminar la parte infectada sin usar un solo cuchillo quirúrgico sobre el cuerpo. Si bien Kirei ha practicado muchos tipos diferentes de hechicería, la curación es la única que se le da bien porque su aptitud mágica se especializa en "abrir heridas". Las habilidades de Kirei para arreglar cuerpos espirituales y mentales están en el nivel de un obispo, con Rin comentando que son pocas las personas con su nivel en la Asociación de Hechicería y que también hay pocas en la Iglesia capaces de manejar espíritus a ese nivel. Se la conoce como una práctica inusual que solo se utiliza en áreas no civilizadas, y es especialmente raro que un hombre de la Iglesia la utilice.

Él puede usar este conocimiento para extraer hechizos de comando del sistema nervioso a través del cuerpo espiritual en lugar de hacerlo físicamente. Tomando el brazo izquierdo de Shirou, este tiene la sensación de que Kirei se lo ha quitado. Él se da cuenta de que es una ilusión, pero entonces es capaz de ver que los dedos de Kirei entran en su brazo; transparentes como un fantasma, y se mueven a través de su carne; dejándolo sin heridas. Esta acción logra eliminar dos trazos del hechizo de comando, dejando solamente un intenso dolor. A pesar de esto, Kirei le corta el brazo a Bazett para obtener sus hechizos.

Kirei es capaz de purificar el veneno dado a Sakura para hacer que sus gusanos cresta se salgan de control. Este puede realizar una cirugía para recuperar su energía mágica y su mente perdidas, pero las posibilidades de éxito son muy bajas. Eliminar los gusanos requiere un milagro o el uso del Santo Grial, debido a la integración que tienen en sus circuitos mágicos. Kirei requiere el uso de la mayoría de sus hechizos de comando para eliminarlos, e incluso eso no es suficiente para purgar por completo su cuerpo. Él solo puede eliminar aquellos que no se han metabolizado con sus nervios, ya que hacer más requeriría quitarle el corazón y matarla. Se trata de solo una solución temporal que durará únicamente hasta que los gusanos vuelvan a activarse.

Si bien la técnica es útil, el espíritu es solo un tratamiento de contacto que depende del cuerpo, por lo que no se parece en nada a un milagro que permita la conexión con el alma, la prueba de existencia independiente del cuerpo. Él ata el brazo de Archer a Shirou, pero eso no es algo normalmente posible. Unir dos cuerpos espirituales separados está cerca del reino de la resurrección y la restauración de las almas, lo cual requiere que la magia lo maneje. Este método solo debería ser éxitoso en la forma, pero únicamente para que el receptor muera por el shock provocado. La única razón por la que es posible se debe a que Shirou y Archer son la misma persona.

Sacramento de BautismoEditar

Rito de Bautismo

Rito de Bautismo.

El Sacramento de Bautismo (洗礼 詠唱, Senrei Eishou?) es el único milagro mágico que se permite aprender en la Iglesia. Las enseñanzas de Dios son consideradas como la mayor arma contra los espíritus dentro de la base sistemática de su hechicería, por lo que el canto es una clave de la providencia que elimina a las almas duditativas con las santas palabras de la Biblia. Es la purificación y elevación de un alma caprichosa a través de las enseñanzas del Señor enviando un fantasma a su "trono". Es un milagro que ha sanado los corazones de muchos, así que es muy probable que sea la razón por la cual es la teoría de la taumaturgia con la teoría más extendida.

Es un ritual simple, del tipo "conteo hasta diez", efectivo inmediatamente después de haber sido hablado. Su interferencia física es algo débil, pero tiene un poder absoluto contra los cuerpos espirituales. Su poder de ataque contra los cuerpos espirituales es excelente y, aunque retorcida, representa la inquebrantabilidad de su fe. El exorcismo instantáneamente sublima a Zouken Matou y dispersa su cuerpo espiritual debido a que es un espectro que usa gusanos para alterar el mundo. Dañar su cuerpo normalmente no haría nada a menos que pueda eliminarse por completo, por lo que un ataque directo al espíritu es extremadamente efectivo.

En realidad, el ritual no lo mata porque el cuerpo destruido es solo una colección de gusanos. Su cuerpo real, un pequeño gusano junto al corazón de Sakura Matou, contiene su alma, por lo que incluso las palabras de Kirei no pueden matarlo a menos que ese cuerpo principal sea destruido. No obstante, el milagro es suficiente para que no pueda actuar a menos que busque otro cuerpo para devorar. El mismo no es capaz de enviar de vuelta o afectar entidades como servants conectados a un master, pero es diferente una vez que ya no tienen una fuente activa de energía mágica. Sus santas palabras pueden afectar a tales servants porque no pueden ser considerados de forma distinta a los espíritus errantes del bosque Einzbern.

Hechizos de comandoEditar

Hechizos de comando de Kirei

Hechizos de comando de Kirei.

Durante la Cuarta Guerra del Santo Grial, el Grial le otorga a Kirei tres hechizos de comando, y aunque los pierde después de que Assassin es derrotado, se le otorgan nuevos hechizos por el Santo Grial, considerándolo una vez más digno de participar. No tiene precedentes entre los participantes anteriores de las Guerras del Santo Grial pasadas, ya que no es miembro de las tres familias fundadoras, y los otros seis masters aún viven así como los otros seis servants aún tienen sus contratos. Durante la Quinta Guerra del Santo Grial, él roba los hechizos de comando de Bazett Fraga McRemitz cortándole el brazo, lo que le permite hacer un contrato con Lancer.

Si bien los usa para comandar a Assassin y a Lancer, Kirei se opone a utilizar incluso un solo hechizo de comando sobre Gilgamesh. Esto solo produciría el resultado opuesto para obligar a un hombre con un ego tan grande a servir la voluntad de otro, por lo que encuentra que la mejor manera de controlarlo es tratarlo como si fuera una condición ambiental en lugar de un peón. El clima o la dirección del viento no pueden ser controlados por un marinero, pero sí puede controlar hábilmente su barco con la vela. A diferencia de otros hechiceros que tratan a los servants como herramientas y familiares, él trata a Gilgamesh como un cómplice con intereses mutuos. Él le pide a Gilgamesh el derecho de invocarlo con un hechizo de comando para protegerlo de los servants enemigos durante la batalla final de la Cuarta Guerra, a lo que Gilgamesh accede.

Además de sus propios hechizos de comando en su brazo izquierdo inferior, también tiene sellos de comando heredados de su padre que cubren su brazo derecho desde el codo hasta la muñeca. Al supervisor de la Guerra del Santo Grial se le han confiado los hechizos de comando que se recolectaron de las Guerras del Santo Grial anteriores, por lo que tiene acceso a un gran número de ellos. Utilizándolos como supervisor, puede transferir los sellos de comando tomando la mano del master, cantando un hechizo y trazando la marca de los sellos de comando con su propia mano para renovarlos. Le miente a Rin sobre su verdadera naturaleza llamándolos un emblema taumatúrgico heredado de su padre. Él dice que a diferencia de su emblema permanente, el suyo es del tipo de que se desvanece con el uso debido a que en realidad no proviene de un linaje de hechiceros, llamándolo un "Hechizo de comando de rango inferior".

Aunque normalmente solo se usan para fortalecer o restringir a los servants, se pueden usar y forjar en una energía mágica altamente práctica que no tiene alineamientos. Él, como alguien sin emblema taumatúrgico, puede utilizarlos para realizar hechicería con el pago del precio adecuado. De una manera más eficiente que tratar de controlar a Gilgamesh, él puede usarlos para obtener una alta probabilidad de victoria incluso contra un hechicero experto. Utilizándolos como simulacros de emblemas taumatúrgicos, aparte del hecho de que son limitados y prescindibles, la magia utilizada por él es suficiente para rivalizar con las famosas casas de hechicería que han pasado sus emblemas a través de generaciones. Debido a su naturaleza como emblemas de un solo uso, naturalmente contrarrestan las balas del origen de Kiritsugu al desaparecer en lugar de destruir los propios circuitos mágicos de Kirei.

Él los utiliza principalmente para reforzar en gran medida su propio cuerpo y equipo. Aumenta la energía mágica en seis llaves negras, lo que hace que se expandan al doble de su tamaño. Debido a la cantidad de energía mágica que se les fuerza, parece que la ejecución forzada del hechizo sobrepasa los límites de las propias hojas. Si bien son capaces de neutralizar fácilmente la fuerza detrás de la primera bala del origen de Kiritsugu, se rompen bajo la pesada carga de energía mágica. También utiliza su propio cuerpo para desviar la segunda bala en un movimiento que Kiritsugu siente que requeriría una fuerza de voluntad extrema. Convirtiendo su propio cuerpo en un arma letal, refuerza sus habilidades físicas para hacer coincidir la bala. Él acelera su tiempo de reacción, multiplica la potencia máxima de salida de su flexor derecho, músculo radial y pronador redondo, así como también muestra la capacidad de reforzar su traje a prueba de balas, pero no tiene el tiempo para lograrlo en ese momento.

Kirei usa una habilidad defensiva de Baji Quan que se usa normalmente para anular el golpe de un oponente la cual, cuando es usada por su brazo que ha sido transformado en un mortal código místico taumatúrgico, hace que se forme una espiral en el aire. Se convierte en un espiral de fuerza que ruge como un tornado con el poder de dos hechizos de comando infundidos en él. El movimiento de artes marciales, realizado a velocidad divina, atrapa la bala que viaja a 2500 pulgadas por segundo, pero no puede desviarla por completo. La bala todavía se las arregla para rasgar su manga de Kevlar y golpear su brazo reforzado sin ser girado. Cuando este se ve forzado a inclinarse debido al poder de la hechicería en su cuerpo, el fenómeno sobrenatural del choque suena como dos piedras de molino impactando, las chispas de dispersión parecen distorsionar las leyes de la física, y la cinética de aproximadamente 3000 libras por pulgada de energía de la bala es forzada a un ángulo. Debido a su método no calificado, Kirei usó demasiada energía mágica y fortaleció demasiado su brazo en su batalla contra el hechicero, por lo que terminó muy herido.

Mientras que él solo usa sus hechizos de comando restantes para eliminar a los gusanos cresta de Sakura durante Heaven's Feel, el plan original era usar diez de ellos para vencer a Zouken y Assassin. Incluso un ser humano puede dañar a un espíritu heroico al usar tantos, pero la idea se descartó a su favor luego de que Assassin fuera tomado por sorpresa después de usar Zabaniya.

CuriosidadesEditar

  • Gen Urobuchi dijo que le dio un dolor de cabeza idear algo para Kirei en la batalla final entre Kirei y Kiritsugu, ya que este último manejaría las armas de fuego, emplearía el control del tiempo innato y estaría equipado con Avalon. Urobuchi expresó que tenía dificultades para escribir sobre el Bajiquan de Kirei.
  • Para escribir la batalla final en el Ayuntamiento de Fuyuki, añadió la película "The 36th Chamber of Shaolin" y "The Storm Riders" a su lista de materiales de referencia.
  • En la primera encuesta de popularidad de Fate/stay night en 2004, Kirei quedó en el lugar número 24.
  • En la segunda encuesta de popularidad de Fate/stay night en 2006, Kirei quedó en el lugar número 26.
  • En la encuesta de popularidad por el décimo aniversario de Type-Moon, Kirei de Fate/Zero quedó en el lugar número 21; mientras que Kirei de Fate/stay night quedó en el lugar número 27.